¿Cómo se limpia un sofá de tela?

Tu sofá es de tela y quieres que tenga un buen aspecto durante mucho tiempo. Pero no es fácil mantenerla limpia todo el tiempo, ¡porque es la pieza central del salón! El secreto para limpiar su sofá de tela es actuar rápidamente cuando se manche. Aquí en Oceanss puede seguir nuestros consejos y descubrir nuestros trucos de limpieza.

Mantenimiento regular de su sofá de tela

La compra de un sofá también plantea la cuestión de su limpieza, sobre todo si es de tela, ya que este material puede mancharse fácilmente. Limpiar el polvo con regularidad evitará que el tejido se ensucie y facilitará su retirada en caso de accidente. Si mezclas el agua con el polvo, corres el riesgo de crear marcas antiestéticas en el tejido.

Puede utilizar el aspirador en la posición más baja y con una boquilla con cepillo para no dañar el tejido. Si el aspirador no es suficiente para eliminar los pelos de las mascotas y las pelusas, puede utilizar un rollo de adhesivo especial.

¿Cómo se lava un sofá de tela?

Una o dos veces al año, dependiendo de su estilo de vida, su sofá de tela agradecerá una limpieza más a fondo. Si el tejido es desenfundadle, es muy sencillo: tras consultar la etiqueta, basta con meter la funda en la máquina y elegir el programa adecuado (a menudo, lana o delicado, con hilado mínimo). Si no tienes una secadora exterior, sécala en un tendedero o entre dos sillas, y evita la secadora, que tiende a encoger las fibras.

Si su sofá de tela no es desenfundadle, todavía es posible lavarlo. En primer lugar, comprueba si el tejido es resistente al agua mirando la etiqueta que suele encontrarse bajo los cojines del asiento.

Limpiar un sofá de tela con agua

Cuando la limpieza con agua sea posible, elige un champú especial o una solución casera (agua con jabón negro o de Marsella). Para aplicar el producto de limpieza, póngalo siempre sobre un cepillo suave o una esponja, nunca directamente sobre el tejido. A continuación, aclare cuidadosamente con una esponja húmeda, sin empapar el tejido para evitar manchas. Puedes secar la tela utilizando un secador de pelo (no demasiado caliente) o colocando una toalla para absorber el exceso.

Limpieza en seco de un sofá de tela

Si el tejido de su sofá es demasiado frágil o los colores pueden desteñir, es preferible la limpieza en seco. Para ello, puede utilizar un spray de espuma especial que simplemente se rocía en toda la superficie y luego se cepilla. Otra solución más natural para limpiar tu sofá de tela: el bicarbonato de sodio. Después de espolvorearlo directamente sobre el tejido, déjelo actuar (al menos una o dos horas) antes de aspirarlo con cuidado. El bicarbonato de sodio, además de reavivar el brillo de la tela, también desodorizará el sofá si lo dejas toda la noche.

¿Cómo se quita la tela de un sofá?

Si la tapicería de su sofá está manchada, sepa que cuanto antes actúe, mejor. Tanto si es líquida como si no, lo primero que hay que hacer es secar o retirar rápidamente la mayor parte de la mancha con un paño húmedo y, sobre todo, sin frotar el tejido. A continuación, utilice el quitamanchas adecuado, pero pruébelo primero en una superficie no visible.

El amoníaco se utiliza para limpiar manchas corporales (sangre, orina, vómito…): se utiliza diluido (una taza en un recipiente con agua). Ten cuidado, es un producto que hay que manipular con cuidado, así que protégete las manos con guantes, utiliza una mascarilla, ventila bien la habitación antes de aplicarlo y no fumes cerca de él.
El agua con vinagre (500 ml de vinagre blanco, 200 ml de agua tibia y una cucharada de detergente) es eficaz contra las manchas de bebida, tierra o comida.

Para las manchas de grasa, puedes espolvorear polvos de talco o harina para absorber la grasa, y luego aspirar el polvo antes de pasar un paño empapado en agua jabonosa.
Una vez aplicado el producto, pueden quedar algunas manchas. Para eliminarlas, puede aplicar el quitamanchas en toda la superficie y luego aclarar a fondo con una toallita húmeda. De nuevo, puedes secar la tela con un secador de pelo con aire frío o caliente.

Limpiar el polvo con regularidad, lavar a fondo una vez al año y eliminar inmediatamente las manchas en caso de accidente son las tres claves para que un sofá de tela sea duradero. Si, a pesar de todos tus esfuerzos, tu sofá se ve un poco gris, puedes darle una segunda juventud con una funda de tela.

Deja un comentario